Tarjetas de crédito: una alternativa a los préstamos rápidos

Las tarjetas bancarias permiten realizar cualquier tipo de transacción con dinero sin tenerlo en efectivo, en cualquier momento. Físicamente todas se basan en un soporte de plástico que se caracteriza por tener una banda magnética y ahora, un chip, junto con el nombre del titular. No obstante, existen diferentes tipos de tarjetas, por ello y con el objetivo de evitar confusiones, se detallarán más adelante las distintas variedades existentes.

¿Qué tipos de tarjetas bancarias existen?

  • Tarjetas de crédito. Sus posibilidades son muy amplias puesto que puede hacerse uso de las mismas como: medio de pago o como una vía de financiación alternativa (ya que se puede utilizar dinero con el que no contamos en la cuenta). Es decir, puede actuar como si de un crédito se tratara abonando la cuantía a fin de mes sin intereses, o pagando las cantidades acordadas mediante cuotas mensuales con las comisiones correspondientes. Por otra parte, este tipo de producto cuenta con otra serie de ventajas entre las que se encuentran algunos descuentos, promociones e incluso, seguros gratuitos.
  • Tarjetas de débito en las que el pago se descuenta de forma automática de la cuenta corriente asociada. Son, por tanto, más seguras que las anteriores (en cuanto a endeudamiento se refiere). Su uso permite también retirar dinero en ventanilla y en cajeros automáticos. Adicionalmente, suelen ser gratuitas si se domicilia la nómina.
  • Tarjetas de prepago. Siguen siendo poco comunes a día de hoy. Se basan en el mismo sistema que el utilizado en las de débito, la única diferencia esta en que no se vinculan a ninguna cuenta. Si no que, antes de ser utilizadas, se carga la cuantía que se necesita para llevar a cabo una operación concreta. Una de las mayores ventajas con las que cuentan estas tarjetas es que en caso de pérdida, no podrán sacar más dinero del que se encuentre en dicho momento ingresado en la misma.

¿Cómo financiar las compras?

Tarjeta WiZink

La tarjeta del bancopopular-e ‘WiZink’ aprueba aplazamientos en el pago de las compras al mismo tiempo que oferta suculentos descuentos en muchos comercios. Por si fuera poco, su adquisición puede llevarse a cabo gratis sin tener una cuenta en el bancopopular-e.

Tarjeta WiZink

  • Tarjeta GRATIS ¡Solicítala!
  • Importe: Hasta 10.000€
  • Devolución: Cómodas cuotas mensuales
  • Ventajas: Sin cambiar de banco, descuentos del 30% en restaurantes, tiendas de alimentación y moda o viajes; entre otros, junto con otros tres seguros gratuitos.

Tarjeta Obsidiana

La tarjeta Visa Obsidiana concede dinero en efectivo o descuentos en compras prorrogadas. Todas las transacciones realizadas conllevan la devolución de un 5% y su disfrute no implica cambiar de banco ni liquidar altas cuotas anuales ya que es gratuita.

Tarjeta Obsidiana

  • Tarjeta de crédito GRATUITA ¡Solicítala!
  • Importe: hasta 5.000€
  • Devolución: Desde 30 días hasta 40 meses
  • Ventajas: Devolución 5% de todas las compras, sin cambiar de banco y sin cuota anual

Tarjeta Barclaycard Oro

Adquirir deudas con las tarjetas de crédito es uno de los problemas más comunes para algunos usuarios. Por ello, surgen nuevas vías, que permiten suprimir este tipo de impagos, como es el caso de las tarjetas de crédito Barclaycard Oro. Asimismo, los atrasos pueden ser abonados durante 12 meses sin intereses.

Tarjeta Barclaycard ORO

  • Tarjeta de crédito GRATIS ¡Solicítala!
  • Importe: hasta 7.000€
  • Devolución: Posibilidad de reembolsar el saldo disponible de la tarjeta sin intereses antes de 59 días
  • Ventajas: Sin cuota anual, sin cambiar de banco, sin interés TIN durante 12 meses y con un 50% de descuento en cientos de comercios: restaurantes, supermercados, tiendas, etc.

Tarjeta AvantCard

Avant Tarjeta EFC ofrece un servicio avalado por el éxito con las tarjetas de crédito AvantCard. Mediante un sistema de PuenteCash® permiten transacciones del dinero de la tarjeta a la cuenta bancaria, inmediatas.

Tarjeta AvantCard

  • Tarjeta de crédito GRATUITA
  • Importe: Hasta 5.000€
  • Devolución: Pago mensual flexible
  • Ventajas: Devolución del 1% en todas las compras, seguros gratuitos, sin cuota anual y sin cambiar de banco

¿Qué tarjeta nos interesa contratar: la de crédito o la de débito?

Como todo producto financiero, hay que ir con cuidado cuando se solicita cualquier tipo de herramienta online que conceda dinero rápido. Antes de contratar una tarjeta, surgen dudas acerca de si conviene más contratar una tarjeta de débito o una de crédito. Pues bien, la respuesta en todo caso depende de si se precisa de liquidez para hacer frente a alguna compra, imprevisto o necesidad y si podremos devolver el importe prestado sin problemas; siendo en todo momento responsable de las finanzas personales.

En caso afirmativo, lo más recomendable es contratar más de una tarjeta de crédito. De este modo, se podrá financiar más de una compra sin verse en la obligación de pagar intereses con la modalidad de pago a fin de mes, beneficiándonos además, de los múltiples descuentos, promociones y seguros gratuitos que incluyen. Sin embargo, si no se tiene ningún tipo de control a la hora de gastar, no son recomendables. Recuerda que en caso de no devolver el dinero prestado, los bienes personales pueden ser embargados.

Por lo que respecta a las tarjetas de débito, cabe destacar su seguridad. Las herramientas de débito se recomiendan para no hacer uso de más dinero del que ya tenemos en la cuenta bancaria. Eso sí, no suelen ofrecer tantas ventajas como las de crédito puesto que no ofertan tantas reducciones, seguros o regalos.

HolaDinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *